Más Historias de Chueca 2 – Abel Arana Telón
Español , Humor/ 2 abril 2012

Segunda entrega de la trilogía más divertida y desenfadada de los últimos años, iniciada por Abel Arana con “Historias de Chueca”. Personajes del barrio de Chueca y del famoseo más televisivo se mezclan en esta hilarante novela. “Más. Historias de Chueca 2” es una novela ideal para leer en familia. Y más al calor de una chimenea en la tarde más fría del invierno o al arrullo de las olas en la noche más tórrida del verano. Pero “Más” va más allá porque su lectura ágil y despierta hará las delicias de los tuyos. “Más” es un derroche de ingenio, una sinfonía de vocales, una rapsodia de consonantes que no deja a nadie indiferente. Quién ya ha leído “Historias de Chueca” encontrará en “Más” más historias de Chueca, pero quién no haya leído “Historias de Chueca” y lea “Más” querrá más y también leerá “Historias de Chueca”. Queda claro que “Más” es lo más y que su autor, el infatigable y prolífico Abel Arana, muestra en esta novela mucho más de sí: más talento, más ironía, más humor y, por supuesto, más maestría a la hora de narrar y describir, de una manera ágil, divertida y locuaz, historias y personajes…

Telón Historias de Chueca 3 – Abel Arana
Español , Humor , Romántico/ 2 abril 2012

Con esta tercera entrega concluye Abel Arana sus Historias de Chueca, una trilogía en la que, entre mil risas por página y un desenlace tan inesperado y contundente como sensacional y melancólico, el emblemático barrio gay de Madrid se muestra tal como es. O quizás tal como ha sido, al menos para Alejandro, el deslenguado, feroz, lúcido y, en efecto, sensible narrador y protagonista de este desopilante y, a la postre, emocionante adiós a ese paraíso frenético y explosivo, aunque no siempre de color rosa, y a su fauna enloquecida y ruidosamente adorable, aunque no siempre feliz. Enraizado en el intenso modelo valleinclanesco de los espejos deformantes, el relato de Chueca que ahora remata Abel Arana está lleno de personajes disparatados, pero inconfundibles; de sueños naturales o inducidos, de carcajadas y petardeo y músculos a granel con insospechadas punzadas en el corazón, de situaciones desternillantes que de pronto hacen hueco a recuerdos dolorosos y conmovedores y al vértigo del porvenir. La nostalgia del Pasapoga convive con la evocación del primer beso y el primer amor; la necesidad de sentirse deseado y no sentirse solo alterna con las ganas de ser lo más sin interrupción. Vuelve, en un sostenido homenaje a…

Cargando…